Fenómeno Mutante 119. Antidisturbios y el Fin de la Comedia